Si no puedo decir: Compañere no estoy de acuerdo contigo, porque la sororidad.Si no puedo usar mi cuerpo como instrumento de lucha, porque mis chichis ofenden a la moral y a las buenas costumbres. Si me piden que tenga dignidad.  Si me piden que sea recatadite. Si no puedo visibilizar que soy abyecte. Si no puedo elegir si quiero o no hacer determinada actividad. Si tengo que repetir consignas, aunque no me gusten. Si me piden que sea ubicadite. Si tengo que asumir posturas políticas que no me representan, por el bien de la comunidad. Si no puedo usar lenguaje soez. Si no puedo destruir y quemar.  Si no puedo ser “violente” Si no puedo ser políticamente incorrecte.  Si no puedo usar minifalda, porque el patriarcado. Si tengo que “masculinizar” mi aspecto para que mi voz sea escuchada. Si por “masculinizar” mi aspecto mi voz es silenciada. Si no puedo deconstruir desde la rabia. Si maquillarme le resta validez a mi discurso.  Si me juzgan por depilarme o andar pelude. Si me piden buena ondita. Si me piden que modere mis comentarios. Si no confían en mi capacidad decisiva. Si me dicen que cuide mis formas. Si critican mis gustos. Si no aceptan que nosotres también reproducimos las opresiones del patriarcado Si no tiene perspectiva de clase/raza/género/ Si confunden el trabajo sexual autónomo con la trata de personas. Si por tener pene no puedo ser feminista. Si por ser un cis-hombre seré considerado un machirul enemigo. Si no puedo re-construirme desde el placer. Si no puedo llamarme a mi misme, desde la reapropiación del insulto, pute, gorde y perre.  Si tengo que modificar aunque sea un mínimo aspecto de mi personalidad para ser aceptade.  Si no puedo elegir y dejar elegir. Si me dirán que es libertad y que no es libertad. Mi credibilidad es determinada por mi forma de vestir. Si infantilizan y cuestionan mis decisiones.  Si me tratan como persona de segunda categoría. Si para que mi discurso sea escuchado tengo que tener un doctorado/maestría.  Si me ponen límites entre lo que es feminismo y lo que no lo es.  Si me censuraran por ser “esa voz incomoda” Si no puedo amar a quien yo decida. Si creen que no se puede ser Hetero-insumisa.  Si es heterocéntrica, sexofóbica o gordofóbica.  Si no puedo coger como se me antoje, subvirtiendo o no las órdenes del deseo. Si dicen que personas como yo le hacemos daño al feminismo. Si no puedo ser hereje, radical e incendiaria ¡Y como me dé a pinche gana!
¡NO ES MI REVOLUCIÓN!

 

  

 

Si no puedo decir: Compañere no estoy de acuerdo contigo, porque la sororidad.
Si no puedo usar mi cuerpo como instrumento de lucha, porque mis chichis ofenden a la moral y a las buenas costumbres.
Si me piden que tenga dignidad. 
Si me piden que sea recatadite.
Si no puedo visibilizar que soy abyecte.
Si no puedo elegir si quiero o no hacer determinada actividad.
Si tengo que repetir consignas, aunque no me gusten.
Si me piden que sea ubicadite.
Si tengo que asumir posturas políticas que no me representan, por el bien de la comunidad.
Si no puedo usar lenguaje soez.
Si no puedo destruir y quemar. 
Si no puedo ser “violente”
Si no puedo ser políticamente incorrecte. 
Si no puedo usar minifalda, porque el patriarcado.
Si tengo que “masculinizar” mi aspecto para que mi voz sea escuchada.
Si por “masculinizar” mi aspecto mi voz es silenciada.
Si no puedo deconstruir desde la rabia.
Si maquillarme le resta validez a mi discurso. 
Si me juzgan por depilarme o andar pelude.
Si me piden buena ondita.
Si me piden que modere mis comentarios.

Si no confían en mi capacidad decisiva.
Si me dicen que cuide mis formas.
Si critican mis gustos.
Si no aceptan que nosotres también reproducimos las opresiones del patriarcado
Si no tiene perspectiva de clase/raza/género/
Si confunden el trabajo sexual autónomo con la trata de personas.
Si por tener pene no puedo ser feminista.
Si por ser un cis-hombre seré considerado un machirul enemigo.
Si no puedo re-construirme desde el placer.
Si no puedo llamarme a mi misme, desde la reapropiación del insulto, pute, gorde y perre. 
Si tengo que modificar aunque sea un mínimo aspecto de mi personalidad para ser aceptade. 
Si no puedo elegir y dejar elegir.
Si me dirán que es libertad y que no es libertad.
Mi credibilidad es determinada por mi forma de vestir.
Si infantilizan y cuestionan mis decisiones. 
Si me tratan como persona de segunda categoría.
Si para que mi discurso sea escuchado tengo que tener un doctorado/maestría. 
Si me ponen límites entre lo que es feminismo y lo que no lo es. 
Si me censuraran por ser “esa voz incomoda”
Si no puedo amar a quien yo decida.
Si creen que no se puede ser Hetero-insumisa. 
Si es heterocéntrica, sexofóbica o gordofóbica. 
Si no puedo coger como se me antoje, subvirtiendo o no las órdenes del deseo.
Si dicen que personas como yo le hacemos daño al feminismo.
Si no puedo ser hereje, radical e incendiaria ¡Y como me dé a pinche gana!

¡NO ES MI REVOLUCIÓN!

 

  

 

 ”Día de la lucha contra la violencia de género”

Por Karenina, Sofia y Dahlia. 

Heroína
 Te encontraron en el basurero municipal, traías puesto un vestido rojo.  El médico legista dijo que tu cuerpo aún no presentaba rigidez: Tenías pocas horas de muerta. Nadie sabe tunombrededóndevienesoquiéneres. Eres la desconocida número tres. 
Tu cuerpo fue llevado al servicio médico forense.  Un bisturí cortó tu ropa y unos guantes de látex analizaron tu cuerpo ensangrentado.  
24 puñaladas. Mano derecha y pulgar izquierdo.  Antebrazo y hombro.  Mejilla derecha. Ojo izquierdo. Cráneo. Cráneo. Cráneo. Cráneo.Abdomen. Vientre. Pelvis. Pierna derecha. Muslo izquierdo. Nalga.  Cintura. Pecho derecho. Cuello. Espalda bajo. Costillas. Labio inferior. Cuello. Pantorrilla. Cráneo.
 En tus uñas había piel y en tus manos cabello, te defendiste.  Te defendiste, mujer asesinada.
Causa de muerte: shock hipovolémico y traumatismo craneoencefálico severo.
¿Qué fue lo último que escuchaste?  Seguramente los insultos de tu asesino o el ruido de la navaja desgarrando tu piel -plac-plac-plac- Tal vez sólo el eco tus gritos resonando en el silencio.
Había carne en tus uñas y entre tus dedos cabello, te defendiste.  Te defendiste, mujer desconocida.
Nadie escuchó tus gritos. Nadie secó tus lágrimas. Violación multitudinaria y tortura sexual.  Nadie escuchó tus gritos, porque el mundo está sordo.  Te golpearon el rostro contra el piso. Te arrastraron por el suelo. Te violaron. Y posiblemente nadie te recodará, serás una estadística más, un número, una cifra.  Tu cuerpo no será reclamado. No habrá quien lloré en tu funeral y los gusanos te consumirán en la fosa común.   No le harás falta a nadie, pero nos faltarás a todas.
Apareciste en la primera plana de los periódicos amarillistas, tirada como basura en un lote baldío. Desnuda. Ensangrentada. Mallugada. Violada. Degollada. Molida a golpes.  Asesinada. El periódico se vendió como pan caliente, la gente cada vez más enferma, usa estos espectáculos grotescos para satisfacer su rabia.
Se dijo que eras puta; Que por eso te mataron, que por eso te violaron, que por eso te torturaron. Sé dijo, también, que fue una venganza. Tus compañeras de esquina dijeron que te subieron a la fuerza en una patrulla, no obstante, no estuviste detenida. Los encargados de la investigación dijeron que eras puta, y que a las putas no se les viola, no se les mata y no se les llora. Nadie reclamará tu cuerpo y nadie secó tus lágrimas.  Pero hoy nos faltas a todes.
Había sangre entre tus dientes, moriste a tus agresores, te defendiste.  Te defendiste, mujer heroína.
 Se dice que fue una advertencia; Una lección para todas nosotras, las que nos defendemos, las que luchamos, las que no aceptamos que nos pongan una mano encima. Las monstruosas que respondemos como fieras a la violencia. Las marginadas. Las brujas. Las malas. Las que hoy lloramos tu muerte y ya no pedimos justicia: Queremos venganza. Porque el color de la sangre no se olvida ¡Has muerto! ¡Has muerto! Pero tu sangre será vengada ¿Por quién? Por todas nosotras ¿Cómo? ¡Luchando!

Heroína

 Te encontraron en el basurero municipal, traías puesto un vestido rojo.  El médico legista dijo que tu cuerpo aún no presentaba rigidez: Tenías pocas horas de muerta. Nadie sabe tunombrededóndevienesoquiéneres. Eres la desconocida número tres. 

Tu cuerpo fue llevado al servicio médico forense.  Un bisturí cortó tu ropa y unos guantes de látex analizaron tu cuerpo ensangrentado.  

24 puñaladas. Mano derecha y pulgar izquierdo.  Antebrazo y hombro.  Mejilla derecha. Ojo izquierdo. Cráneo. Cráneo. Cráneo. Cráneo.Abdomen. Vientre. Pelvis. Pierna derecha. Muslo izquierdo. Nalga.  Cintura. Pecho derecho. Cuello. Espalda bajo. Costillas. Labio inferior. Cuello. Pantorrilla. Cráneo.

 En tus uñas había piel y en tus manos cabello, te defendiste.  Te defendiste, mujer asesinada.

Causa de muerte: shock hipovolémico y traumatismo craneoencefálico severo.

¿Qué fue lo último que escuchaste?  Seguramente los insultos de tu asesino o el ruido de la navaja desgarrando tu piel -plac-plac-plac- Tal vez sólo el eco tus gritos resonando en el silencio.

Había carne en tus uñas y entre tus dedos cabello, te defendiste.  Te defendiste, mujer desconocida.

Nadie escuchó tus gritos. Nadie secó tus lágrimas. Violación multitudinaria y tortura sexual.  Nadie escuchó tus gritos, porque el mundo está sordo.  Te golpearon el rostro contra el piso. Te arrastraron por el suelo. Te violaron. Y posiblemente nadie te recodará, serás una estadística más, un número, una cifra.  Tu cuerpo no será reclamado. No habrá quien lloré en tu funeral y los gusanos te consumirán en la fosa común.   No le harás falta a nadie, pero nos faltarás a todas.

Apareciste en la primera plana de los periódicos amarillistas, tirada como basura en un lote baldío. Desnuda. Ensangrentada. Mallugada. Violada. Degollada. Molida a golpes.  Asesinada. El periódico se vendió como pan caliente, la gente cada vez más enferma, usa estos espectáculos grotescos para satisfacer su rabia.

Se dijo que eras puta; Que por eso te mataron, que por eso te violaron, que por eso te torturaron. Sé dijo, también, que fue una venganza. Tus compañeras de esquina dijeron que te subieron a la fuerza en una patrulla, no obstante, no estuviste detenida. Los encargados de la investigación dijeron que eras puta, y que a las putas no se les viola, no se les mata y no se les llora. Nadie reclamará tu cuerpo y nadie secó tus lágrimas.  Pero hoy nos faltas a todes.

Había sangre entre tus dientes, moriste a tus agresores, te defendiste.  Te defendiste, mujer heroína.

 Se dice que fue una advertencia; Una lección para todas nosotras, las que nos defendemos, las que luchamos, las que no aceptamos que nos pongan una mano encima. Las monstruosas que respondemos como fieras a la violencia. Las marginadas. Las brujas. Las malas. Las que hoy lloramos tu muerte y ya no pedimos justicia: Queremos venganza. Porque el color de la sangre no se olvida ¡Has muerto! ¡Has muerto! Pero tu sangre será vengada ¿Por quién? Por todas nosotras ¿Cómo? ¡Luchando!